Aikidō

Puedes obtener más información visitando las páginas Horarios, Tarifas y Contacto

El Aikidō es un arte marcial japonés, adaptación realizada por Ōsensei de las técnicas de combate de Aikijutsu y que participan del principio de Aiki. El Aikidō supera los límites del combate y permite al aikidoka, a través del dominio de este arte marcial, un camino de superación personal y espiritual en el que se busca la armonía de la mente, cuerpo y espíritu. Por tanto, el Aikidō es mucho más que un arte marcial; es la vía de la armonia con el ki.

Sobre Ricard Coll

  • 4º Dan Aikidai
  • Director de Musubi Aikido Terrassa
  • Autor del libro: Aikido. Práctica y sensaciones.

Nació el 25 de septiembre de 1975, comenzó a praticar aikido en el año 1994  en el Dojo de la Asociación de Aikido Feilen (Barcelona), bajo la dirección de Francisco Manchón y Michelle Feilen, desde entonces ha aistido a cursos en España, Francia y  Estados Unidos,  entrenando bajo la dirección de  los siguientes maestros:

Moriteru Ueshiba (Doshu) , N. Tamura, Y. Yamada,  S. Sugano, K. Chiva, H. Shibata, A. Osawa, T. Miyamoto, H. Koninsberg, P. Bernat, M. Becart,  D. White  y  S. Benedetti.

Actualmente continua entrenando y da clases  en Badalona (Asociación Musubi Aikido Badalona). Además de las  impartidas en su Dojo de Terrassa y otros cursos especificos impartidos a Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, asociaciones de mujeres,  clases particulares, etc.

Maestros shihan

El shihan es el título de maestro de maestros reservado para el aikidoka que tenga como mínimo el sexto Dan.

Yoshimitsu Yamada

mzl.kqsqkrjt.jpg

Yamada Sensei es octavo Dan de Aikido. Nació en Tokio el 17 de febrero de 1938 y estudió como uchi dechi en el Hombudojo. Enfoca su aikido a la enseñanza y sus explicaciones son más básicas, centrándose en la técnicas y cómo se debe realizar. Hace hincapié en las posiciones, el poder de extensión, el movimiento muy amplio y circular que remarca mucho en todas las técnicas. De este modo proporciona una base muy sólida con unos principios muy elementales para que el alumno pueda crear su propio Aikido.

(Fragmento del libro Aikido: práctica y sensaciones por Ricard Coll)

Etiqueta

Al entrar y salir del tatami se debe saludar, siempre en dirección al Kamiza.

Si durante el entrenamiento se debiera abandonar el tatami (lesión, etc.) se pedirá permiso al instructor.

La disposición dentro del tatami será de derecha a izquierda y de cara al Kamiza, siendo los alumnos de mayor gado o que más tiempo llevan en el dojo los que ocuparán el lado derecho y los de menor grado a la izquierda.

Si se llegara tarde a la clase, se saludaría al entrar y se colocaría en seiza esperando a que el instructor nos diera permiso para entrar.

Cuando el instructor muestre una técnica, permaneceremos en seiza y observaremos en silencio, no es necesario volver a ponerse en línea, nos podemos colocar en cualquier parte del tatami siempre y cuando no estorbe la técnica y nunca de espaldas al Kamiza.

En caso de que se nos descolocara la ropa entrenamiento (keikogi, hakama, obi), nos arreglaremos siempre de espaldas al Kamiza.

Cuando el instructor acabe de mostrar una técnica le saludaremos y luego a un compañero para empezar a pacticarla y también al acabarla.

Se debe practicar en silencio, hablad lo menos posible para crear un buen ambiente de trabajo personal.

El tatami debe ser barrido después de cada clase, nadie está obligado a hacerlo, pero forma parte del aprendizaje del Aikido. No es obligatorio que lo hagan siempre los alumnos nuevos, es una tarea que compite a todos.

La manera de sentarse es en seiza, pero si se está lesionado es correcto sentarse con las piernas cruzadas (comunicarlo al instructor).

La ropa de entrenamiento deberá estar limpia y en buen estado, y tener un buen aseo personal.

No llevar anillos, cadenas (joyas en general) durante el entrenamiento.

Si debes preguntar al instructor durante el entrenamientos, no le llames, va hacia él y salúdalo con respeto (de pie, inclinando la cabeza) y espera.

Durante el entrenamiento se deberia llevar un pequeño paño para secarnos el sudor, siempre de espaldas al Kamiza. No hacerlo mientras el instructor explica alguna técnica.

La clase empieza y acaba con una ceremonia tradicional.

  • Al empezar nos situaremos en nuestra posición, en seiza, mientras el instructor se coloca delante del Kamiza.
  • El maestro y los alumnos saludarán al Kamiza (siendo el instructor quien iniciará y acabará el saludo), luego el instructor se girará. Le saludaremos y él nos devolverá el saludo.
  • Después empezará el calentamiento.

Al acabar será igual, salvo que mientras saludamos daremos las gracias al instructor.

  • El instructor se levantará y se dirigirá hacia la izquierda del tatami (donde empieza la fila de alumnos), saludará al Kamiza, nosotros también.
  • Por último saludaremos a los compañeros con los que hallamos practicado (siempre primero el de nuestra derecha).

Al doblar la hakama nunca daremos la espalda al Kamiza.

Es impotante saber que la etiqueta no debe tomarse como algo rígido o jerárquico sino más bien como una herramienta que utilizamos para pulirnos a todos los niveles y crear el ambiente idóneo de trabajo interior.

Es importante entender que cuando entramos en el dojo tenemos que entrar con la mente vacía. Sin pretensiones de tipo deportivo, competitivo, egoista, etc.

Puedes obtener más información visitando las páginas Horarios, Tarifas y Contacto